Decora tu salón al más puro estilo industrial

Decora tu salón al más puro estilo industrial
Conseguir un salón de estilo industrial en casa es fácil si sabes cómo hacerlo. La clave radica en traer este aire contemporáneo y laboral tan propio de las películas de Hollywood y los lofts neoyorquinos al espacio de estar por excelencia en la vivienda. Una casa estilo rústico industrial se caracteriza por mantener grandes elementos estructurales a la vista y ofrecer apariencia inacabada, con ladrillos vistos y conductos y tuberías expuestas. Sigue leyendo para descubrir más sobre este tipo de decoración.

Estilo industrial para el hogar

A pesar de su aspecto estético un tanto descuidado, un salón comedor estilo industrial o incluso una vivienda que reproduzca en su totalidad esta opción decorativa va a aportar toques muy sofisticados y elegantes. Lejos de ser una fórmula poco distinguida, un salón tipo industrial infunde cierto carácter bohemio, y artístico,  propio de personas vanguardistas y amantes de la innovación. Más allá de las características principales, a las que hay que sumar el uso de hierro, madera, materiales al desnudo y espacios vacíos, se incorpora un gusto por integrar todas las estancias en una sola. De ahí se explica por qué triunfa tanto en lofts o espacios que combinan comedor y salón o cocina con otras estancias. Una casa de estilo rústico industrial juega también con los colores, apostando por los terracotas del ladrillo visto, los marrones de los suelos de madera natural o los negros y grises para paredes y el resto de la decoración.

Cómo decorar un salón estilo industrial

Un salón de estilo industrial es una vía interesante para ofrecer un espacio diferente en la vivienda, más vanguardista. Además, no requiere de un gran esfuerzo en el apartado decorativo, pues una de las características de este estilo es que las superficies aparecen muy vaciadas, como asociadas al minimalismo.  

El metal y el acero como materiales imprescindibles

Los materiales a utilizar en este estilo son variados, pero entre ellos aparecen el metal y el acero junto con la madera. Se pueden usar en sillas, lámparas y otros elementos decorativos. Un truco para ligar el aspecto frío de estos materiales para conformar estancias más cálidas es combinarlos con madera, que aporta armonía y calidez.

¿Qué colores son los más recomendables?

La paleta de colores para lograr un salón comedor de estilo industrial es muy reducida y marcada. El blanco, el negro, el gris, el marrón, el negro, el beige y el azul son los que mejor se pueden proyectar, a los que hay que sumar otros tonos oscuros de color tierra. El beige y los tonos claros ofrece un aspecto más feminizado a la estancia, pero manteniendo el estilo.

Los muebles para una casa de estilo industrial

Los muebles, sin renunciar a la calidad, deben ofrecer ese aire vintage, con cierta apariencia de desgaste y con colores oscuros y fuertes, incluso intensos. Esto se acompaña con algunos elementos decorativos entre los que podemos destacar la iluminación, con lámparas de techo de colores cálidos o apliques de pared situados en paredes con texturas irregulares e imperfecciones. Mira nuestro catálogo de lámparas de este estilo, pulsando aquí. Un salón de estilo industrial es una forma de atraer la mirada y el interés de muchos visitantes a la vivienda, pero recuerda que es una apuesta un tanto arriesgada, porque es muy intensa en su ejecución y puede provocar cierta sensación de hastío con el paso del tiempo.
Blog La Casa de la Lámpara

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.