Cuadros decorativos y su iluminación

Cuadros decorativos y su iluminación

A través de los cuadros decorativos vas a tener a tu alcance la posibilidad de cambiar por completo la decoración de cualquier tipo de estancia, consiguiendo de esta forma introducir un elemento adicional que puede ser utilizado de diferentes maneras, ya sea para enfocar la atención como eje decorativo de la estancia, o incluso para añadir esos pequeños detalles que son los que crean el conjunto y la belleza que buscamos.

Qué estancias son ideales para los cuadros decorativos

Prácticamente cualquier estancia está llamada a conseguir una mejora sustancial a través de los cuadros decorativos, de manera que se adaptarán sin ningún tipo de problema tanto a tu hogar como incluso a la oficina, y dentro de ambos podrás colocar cuadros en el comedor, salón, despacho, pasillos y otras habitaciones y ubicaciones distintas.

Hay que tener en cuenta que con un buen cuadro siempre vas a conseguir captar la atención, a la vez que aporta una personalidad y un toque diferente a cualquier pared, logrando de esta forma reforzar el estilo decorativo por el que hayas optado.

Además, al tratarse de un elemento que sobresale de la propia pared, también tendrás la posibilidad de lograr algunos efectos visuales muy interesantes, pero siempre es recomendable tener en consideración una serie de trucos que serán los que te permitirán conseguir el mejor resultado, ya estemos hablando de cuadros para dormitorio, salón, pasillo o cualquier otra ubicación.

Trucos para decorar con cuadros y conseguir el mejor resultado

Trucos para decorar con cuadros y conseguir el mejor resultado

Vamos a enumerar algunos de los consejos más importantes que deberás tener en cuenta a la hora de decorar con cuadros.

Decorar con cuadros o fotografías, ¿cuál es la última tendencia?

En primer lugar, vamos a tener en cuenta las dos principales alternativas que vas a tener a tu disposición a la hora de decorar una pared, y es que puedes optar directamente por las láminas para cuadros, o si lo prefieres, por las fotografías, dando de esta forma un toque mucho más realista a cualquier estancia.

Las láminas para cuadros son una clara tendencia en la actualidad, ya que dependiendo del estilo decorativo que hayamos elegido para la estancia donde las vamos a ubicar, puede ser interesante que optemos directamente por la lámina sin marco.

Sin embargo, en el caso de que optemos por las fotografías, lo ideal es hacer uso de marcos para fotos, siempre y cuando no lleven incorporada una lámina en su parte posterior, la cual será esencial para poder dar solidez al conjunto, y por supuesto aportar un aspecto de mayor calidad, evitando de este modo la necesidad del marco.

La forma de los cuadros

Cuando pensamos en un cuadro, a menudo nos viene a la cabeza una forma cuadrada o rectangular, pero lo cierto es que tenemos muchas más alternativas a día de hoy, encontrando formas muy dispares e incluso destacando la posibilidad de optar por juegos de cuadros combinados, los cuales van crear una imagen conjunta por lo que deben ser dispuestos de un modo determinado.

Muchas veces estas colecciones vienen con diferentes láminas o cuadros enmarcados que a su vez tienen tamaños distintos, ya que el artista ha utilizado la propia geometría de la estructura para crear un mayor foco o llamar más la atención.

El tamaño ideal de los cuadros

Cuadros modernos vs cuadros clásicos

Otro factor que sin duda va a depender de cada estilo decorativo que hayas elegido para cada una de las estancias que quieras decorar.

Si por ejemplo estás buscando cuadros salón para un entorno clásico, es evidente que introducir cuadros modernos o cuadros contemporáneos, puede quizás no ser la mejor elección, ya que el contraste sería más intenso de lo debido.

Pese a ello, esto es algo que queda en tu mano, ya que en todas las etapas encontramos alternativas de cuadros atemporales, es decir, que se pueden adaptar a cualquier estilo decorativo en base a su modernidad o clasicismo.

Esta opción resulta verdaderamente interesante, ya que te ayuda a respetar el estilo decorativo que hayas elegido, pero a la vez también va a aportar un valor adicional y te ayuda a lograr una combinación que difícilmente vas a poder ver en otros lugares, lo cual es la base en la que se forja la exclusividad.

El tamaño ideal de los cuadros

En cuanto al tamaño del cuadro, nuestro consejo sería que elijas aquel que se vaya a adaptar al espacio en el que se encuentra ubicado.

El mobiliario y elementos decorativos no son tan importantes en cuanto a dimensiones como lo es el tamaño de la pared o el espacio en el que vas a colgar el cuadro.

Es decir, puedes poner un cuadro de grandes dimensiones sobre una mesa pequeña, pero no es recomendable que pongas un cuadro pequeño en una pared muy grande y de gran altura, de la misma manera que tampoco es aconsejable que coloques un cuadro muy grande en una pared que sea corta o baja, ya que estarías alimentando la sensación de que es un lugar más estrecho o bajo de lo que es realmente.

Con los cuadros ocurre de forma similar que con los colores, es decir, podemos conseguir redimensionar una pared para crear la sensación de que el techo se encuentra más o menos elevado, la pared se encuentra más o menos alejada, y las paredes de los laterales están más o menos cerca la una de la otra.

Recuerda que los tonos claros hacen que el objeto sea aparentemente más pequeño y se encuentre más alejado, mientras que los tonos oscuros acercan el objeto y crean la sensación de que es más grande.

La iluminación hace resaltar el esplendor de un cuadro

La iluminación hace resaltar el esplendor de un cuadro

A la hora de iluminar un cuadro, podemos encontrar dos tipos de luminarias destacables:

  1. Los iluminacuadros son ideales ya que su luz se proyecta sobre la obra de arte o fotografía directamente. Van instalados justo encima, a modo de aplique. A la hora de adquirirlos, debes tener en cuenta las dimensiones del cuadro y del iluminacuadros.
  2. La segunda son los focos o proyectores de carril. Muy usado en galerías de arte o salas de exposiciones.

Puedes ver más información sobre este tipo de lámparas, pulsando aquí. A continuación te mostramos modelos que puedes encontrar en nuestra tienda online:

¿Cuál es la altura más recomendable para los cuadros?

Si buscamos la altura perfecta para un cuadro, esta sería la que permite al observador poder verlo al nivel de sus ojos y tener la capacidad de apreciarlo de forma adecuada estando sentado a pocos metros.

Aproximadamente el objetivo sería que colocases la mitad superior del cuadro a la altura de tus ojos, pero el problema viene si quieres colocar más cuadros o incluso tienes que jugar con la altura del techo, de manera que deberás barajar otras alternativas si no quieres que quede excesivamente aislado o fomente una sensación dimensional que no convenza del todo.

Los cuadros que están colocados excesivamente altos, dan la sensación de que están flotando, mientras que el observador pierde la capacidad de poder verlo con normalidad, por lo que pasa a un segundo término y pierde gran parte de su fuerza.

Y si están excesivamente bajos, parecerá más una gatera que un cuadro decorativo.

Creando una relación dimensional entre varios cuadros

Creando una relación dimensional entre varios cuadros

Es muy posible que te plantees la colocación de dos o más cuadros en una misma pared, buscando crear una composición entre todos ellos.

En este caso, es muy importante que estudies bien la altura tal y como hemos analizado en el apartado anterior, pero también debes guardar una correlación entre todos los cuadros.

Para ello tienes que elegir el cuadro principal, el cual colocarás a la altura adecuada en función de tus gustos y necesidades dimensionales, y justo por la parte central trazarás una línea imaginaria que recorrerá la pared de un lado al otro.

Esa es la línea a partir de la cual tienes que disponer el resto de cuadros, es decir, ese tendrá que seguir siendo el punto central, de manera que si por ejemplo quieres poner a un lado dos cuadros, uno encima del otro, y ambos tienen las mismas dimensiones, justo la línea de separación entre uno y otro deberá coincidir con esta línea general.

Este mismo truco te puede servir para la colocación de cuadros en sentido vertical, de manera que siempre es importante que guardes una relación dimensional entre todos ellos para evitar la anarquía y crear una sensación desorganizada y poco atractiva.

Recuerda que esto no quiere decir que no podamos colocar los cuadros desordenados, pero en este caso lo haremos por radiación, es decir, deberán seguir respetando la línea central tanto horizontal como vertical y los deberás ir disponiendo de forma radiada aunque entre estos secundarios no se guarde la correlación.

No conviertas tu casa en una galería

Sobre todo cuando nos encontramos con paredes de grandes dimensiones, en muchas ocasiones reforzamos la tendencia de convertir esa pared en una galería de arte.

Esto queda bien en la galería pero no en tu hogar, oficina o despacho, de manera que es mejor que optes por definir correctamente los puntos de atención con cuadros muy seleccionados, que aporten una buena y adecuada dimensión a la pared pero evitando la saturación.

Combinando formas, tamaños y composiciones

Por supuesto también te recomendamos que tengas en cuenta la posibilidad de crear un entorno más interesante a través de la combinación de formas, tamaños y composiciones.

Hay que partir de la ventaja de que en la actualidad tienes la posibilidad de encontrar prácticamente cualquier tipo de cuadro que puedas imaginar, gracias a lo cual tendrás en tu mano infinidad de opciones, pero cuidado, no te dejes llevar en exceso por ellas, ya que debes buscar en todo momento cumplir con los consejos que te hemos dado anteriormente.

No tengas miedo a crear un entorno diferente, pero no salgas en exceso de la norma puesto que con los cuadros podemos llegar a cometer errores decorativos imperdonables.

Los cuadros decorativos han sido utilizados a lo largo de la historia como un elemento que aporta grandes ventajas al estilo de cualquier estancia. Pero para que les puedas sacar un buen partido, es muy importante que tengas en cuenta todos los trucos que te hemos enumerado y los combines con tus gustos particulares para lograr una decoración única e inigualable.

Blog La Casa de la Lámpara

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Antes de firmar la solicitud, debes leer la información básica de protección de datos y aceptar el tratamiento de tus datos personales para que La Casa de la Lámpara pueda publicar tu comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.